15 ago. 2008

Escribir, como quien lava...

Graciliano Ramos ( Brasil, 1892-1953)


“Se debería escribir de la misma manera que las lavanderas de Alagoas hacen su oficio. Empiezan con una primera lavada, mojan la ropa sucia en la orilla de la laguna o del río, la estrujan, la vuelven a mojar, vuelven a estrujarla.
Le ponen el añil, la enjabonan, y la estrujan, una, dos veces. Después, la enjuagan, la remojan una vez más, esta vez, echándole el agua con la mano. Golpean la ropa en la piedra limpia, y la tuercen y retuercen, la estrujan hasta que no caiga una sola gota. Solamente después de todo eso, cuelgan la ropa lavada en la cuerda para secar al sol.
Quien se pone a escribir debería hacer lo mismo.
La palabra no fue hecha para adornar, para brillar como oro falso; la palabra fue hecha para decir.”


En traducción libre de Lota Moncada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buena comparación y no solo a la hora de escribir,las palabras limpias suenan claras.
Un rio cristalino el de las lavanderas de Alagoas.
Saludos

Marieli

Cláudia dijo...

LOTA

AMEI O TEU BLOG.

NÃO CONSEGUI APRECIAR NA ÍNTEGRA, MAS AOS POUCOS VOU OLHANDO E LENDO.

BJS. NO CORAÇÃO

CLÁUDIA COSTA DALL'OLMO