11 abr. 2010

Desconsuelo - Lota Moncada - 2010


No, por favor,
no me consueles
déjame sufrir
que es noble la causa
que la pena es limpia
y aligera el alma.
La fina tristeza
como lluvia mansa
lava, prepara, encanta,
desliza suavemente
por ojos, boca, garganta
dejando a su paso
sólo miel amarga.
Por favor, abrázame,
no me abandones,
cuando como alud
sobrevenga el llanto
arrastrándolo todo,
corazón de luto
vientre desgarrado
tropel en el pecho
alma al descubierto.
Y cuando por fin
se cieguen mis ojos
para no más ver
al hermano muerto,
la tragedia inútil
la esperanza huyendo,
permite que calle
los labios ya secos,
descanse la mano
de ademán abierto
y rehaga el paso
que se ha vuelto lento.

3 comentarios:

fernando marrero dijo...

Cuanto acierto amiga. Estas regalando belleza creativa de esa mina interior que cada vez muestra más vetas luminosas de tu gran sensibilidad poética.
Preciosas imagenes para expresar el vórtice de emociones diversas que te arrasa cuando el dolor entra en tus lindes vitales. Quién te ame, el que te vele con su amistad, tiene que ser; como un roble bajo el que puedas recostar tu espalda agotada por tanto "peso"; la sombra y abrigo mudo, atento, debe ser su aporte; que te ayude a llevar tu propio tiempo de aceptación y renacimiento. El llanto como siempre me digo, te baldea el alma retornando el frescor y el aseo al camino de tu vida.

.Mar. dijo...

Lindo poema, llega fondo!!!

Saludos Lota buen domingo...

Barbara Benz dijo...

Parabéns, Lota!
Prêmio mais do que merecido, não pára!