12 ene. 2014

Preguntas - Lota Moncada


¿Quién sino yo
en busca de mi otro,
podría ser tan loco
a punto de saltar
sin red, sin miedo 
- o con él - pero volar,
al infinito, al fondo
de ese cielo escurridizo?

¿Quién sino tú,
huyendo de ese otro
respondería, y apenas, 
con obstinado silencio,
borrando sin delicadeza,
desdibujándote,
alejándote, oscilante,
pero a paso ligero,
entre turbios adioses?

¿Quiénes sino tú y yo,
resquebrajado nosotros,
aún así ilusos,
creería que sangrando 
venas y arterias 
podrían contenerse
los insanos torrentes
de una pasión desbocada?

¿Qué hacer con las manos
rebosantes de puro vacío,
con la solitaria boca 
los anegados ojos?

¿Y qué, con mi cuerpo
ansioso y dispuesto
a entregarse entero,
rotas las cadenas 
de un pasado yermo?

¿Qué hacer ahora
que pasó el espanto?

Sepultar los restos,
ahogar el llanto
que insistente sube
y se desencadena
como una rotunda 
cascada de pena.
Aquietar el pecho
levantar cabeza,
conjugar pretéritos,
seguir al acecho,
que el acaso sorprende
a cada vuelta de esquina 
y pequeñas rendijas
te enciende la vida.

Hay que andar despierto,
huelgan las preguntas, 
que el futuro deje de ser 
tan solo un tiempo.

No hay comentarios: