15 oct. 2014

Poema triste - Lota Moncada

 

Triste de dar pena,
como el triste vino
que bebemos en las noches,
llena la copa de tristeza ebria
hasta el borde, y más.

Pesadumbre cansina,
insiliada, lenta, a un paso
de la nada, plena tan sólo
de melancólica pena.

Entro a un café y sin pedirla
me la traen los adioses
bailando sobre las mesas,
surcando la manida senda.

Y ya que está aquí
- aunque no la quiera -
me la voy quedando,
tristeza-cola, bebida
sin limón ni hielo,
desabrida tristeza, y sola.

Bebida toda, sin pedirla,
mía hasta el borde, y más,
ebria de tristeza, lenta,
que desabrida baila
detrás de los adioses,
por la indebida senda.

A un paso de la nada
cansada de dar pena.

No hay comentarios: